VENTA DE INMUEBLES EN GRAN CANARIA

En las Islas Canarias estamos siempre en temporada alta y la necesidad de viviendas crece continuamente. Si está pensando en vender su propiedad, el siguiente artículo puede ser de su interés.

 

Las siguientes informaciones resumidas y simplificadas no pretenden ni ser completo ni sustituir un asesoramiento profesional, sino servir como estímulo para pensar.

 

Ricardo Lucio, Rechtsanwalt, Lawyer, Abogado, 928 76 25 03 estará encantado de ayudarle!

 

¿POR QUÉ SE VENDEN LOS INMUEBLES?

a – se necesita el dinero

b – se ha peleado con los vecinos y ya no quiere vivir allí

c – ya basta con los abusos y engaños de la comunidad

d – algunos gastos actuales o del futuro (derramas…) nos on asequibles

e – pérdida del valor como inversión

f – miedo a acreedores

g – para que los odiados herederos no lo reciban 

h – para evitar los exagerados impuestos de sucesión en España

 

¿CUÁNTO DINERO PUEDO ESPERAR DE LA VENTA?

El precio lo determina generalmente el mercado. Después del auge en los años 2007/2008 los precios han bajado significativamente. Por lo tanto no tiene relevancia el precio que pagó entonces o lo mucho que aprecie su propiedad. Independientemente de que hayan investido mucho, gastado dinero en renovaciones lujosas o quizás (sin licencia) hayan hecho obras, en el precio a lo mejor no se va a reflejar.

Lo mejor es hablar con los expertos de los inmobiliarias y  no volverse loco con precios absurdos de algunos objetos en el vecindario. Al final el mercado le va a castigar con que no se vende pero usted sigue pagando los gastos corrientes, y todo eso con el peligro de que los precios sigan bajando.

 

¿CÓMO ENCONTRAR UN COMPRADOR?

1. En primer lugar hay que mencionar los agentes de inmobiliarias ya que conocen el mercado, disponen mayormente de una base de datos, cuentan con amplios remedios de publicidad, tienen talento para vender, contestan competentemente a preguntas en las visitas, y más cosas para asegurar una tramitación rápida y sin dificultades. Y no le cuesta nada si no encuentren un comprador.

2. Tanto la red como la prensa son una vía buena para ofrecer su inmueble. Sobre todo en la red hay muchas páginas dedicadas exclusivamente al mercado inmobiliario.

3. Por supuesto no deben olvidarse de sus círculos de amigos, conocidos y compañeros. Entre más personas sepan, mejor posibilidades para vender tiene. Quizás sirve de estímulo ofrecer una recompensa en el caso de mediación exitosa.

 

VENDER A UN FAMILIAR

Para evitar los altos gastos de herencias, muchas veces se piensa en vender a un familiar. Dado que en cualquier caso tanto el vendedor como el comprador han de pagar impuestos y otros gastos se deben hacer los números escrupulosamente para averiguar si verdaderamente es la solución adecuada.

 

PREPARACIONES PARA LA VENTA

Los primeros pasos se han hecho y ya hay algunos interesados. Antes de hacer fotos o acuerdan visitas debe de preparar la vivienda. Limpiar, pintar, pequeñas reparaciones, recoger en el caso que aún viva allí, y sacar todo los que no va a vender.

También prepare toda la documentación necesaria como escrituras, contratos, recibos, facturas… Tanto su abogado como un notario le va a informar.

 

GASTOS PARA EL VENDEDOR

Qué el comprador tenga gastos está claro, pero también el vendedor tiene que afrontar algunos pagos:

a) IBI

b) Plusvalía

c) Impuestos sobre beneficios

d) Honorarios para inmobiliaria y abogado

 

(ANTE)CONTRATOS

Sin haber consultado con su abogado que haya comprobado anteriormente cualquier contrato NO FIRME NADA.

Contratos privados son mayormente elaborados con fallos y pueden causar un daño inmenso, aunque no siempre se trata de intenciones fraudulentas. Así que no toque de lo que no entiende.

 

En los contratos con una inmobiliaria evite contratos exclusivos y plazos prolongados. Es mejor que lo elabore un abogado o que por lo menos lo compruebe. Dado el caso que no siempre se encuentre en Gran Canaria, el abogado puede actuar en su nombre. Con un poder puede negociar y cerrar la venta, tanto como pagar los impuestos y encargarse de todos los procedimientos necesarios.